consolar-al-triste

Dios no da los momentos difíciles para “esculpirnos” y enseñarnos a tenerle más confianza. A veces estos momentos de sufrimiento pueden ser necesarios para ayudarnos a crecer como personas, aprendiendo algo nuevo. Cuando sientas que el sufrimiento es insoportable, piensa que Dios es tu Padre y no te va a dejar, aunque todo así lo indique.

POR BEATRIZ CAMPERO