amor

El amor no es sinónimo de placer. El amor se da cuando estás dispuesto a salir de ti
mismo para ser feliz al otro, y la más grande felicidad que puede llegar a tener una persona es la santidad. La familia debe de ser siempre la primer escuela de santidad, porque es ahí donde las personas se forman.

POR BEATRIZ CAMPERO