82409_interes-general

Siempre busca justificar al otro delante de ti, cuando cometa incluso los peores errores, como Jesús nos justificó ante Su Padre por nuestros pecados.No conoces ni el dolor ni las heridas que llevaron al otro a dañarte.

POR BEATRIZ CAMPERO