maxresdefault

Nunca hagas sufrir a alguien por una herida propia que no ha sanado. Aprende a soltar lo que te hizo daño para poder abrirte al Amor. Dios está dispuesto a ayudarte a sanar cuando lo necesites, El siempre te va a amar.

POR BEATRIZ CAMPERO